mié. Jun 29th, 2022

El gran incendio de Roma

Unas de las tragedias representativas en la historia de Roma inició la noche del 18 de julio del 64 d.C.

La noche entre el 18 y el 19 de julio del año 64 después de Cristo inició un incendio que durante 5 días, destruyó 4 de los distritos en que se dividía la ciudad y 7 más fueron seriamente dañados, grandes edificios públicos como la residencia de las Vestales y el Templo de Júpiter fueron arrasados por el fuego.

Un evento de tales proporciones no se había dado, pero los incendios eran algo común en una ciudad llena de casas de madera junto a mercados y bodegas de mercancías como aceites, telas y sustancias inflamables.

El Gran Incendio será recordado por su influencia en la historia y formación de la religión Cristiana, según la tradición, los primeros cristianos fueron acusados del incendio por el emperador Nerón, causando el inicio de la persecución a esta gente hasta entonces pacífica seguidora de una secta de la Palestina Romana.

Desde ese tiempo el propio Nerón fue acusado de haber mandado incendiar la ciudad para construir su Domus Aurea, un palacio de enormes dimensiones que abarcaría en extensión casi la mitad de Roma.

En la historia, los hechos narrados por cronistas como Tácito y Plinio el Viejo, que estuvieron vivos entonces y de otros a lo largo de la prolongada historia de la Roma Imperial, fueron dando forma a la leyenda de un incendio provocado y que se creyera que Nerón no solo había enviado a sus hombres a destruir la ciudad, sino que él mismo estaba en Roma viendo el incendio y tocando una lira. En la realidad Nerón no estaba entonces en Roma sino en Anzio y lo más probable es que, según se describe el evento, fuera algo accidental que se salió de todo control, sobre la persecución a los cristianos, 8 años antes el emperador Claudio expulsó a un grupo de “judíos liderados por un tal Cristo” y su existencia entonces era más bien precaria y en secreto y fue, tras el avance del cristianismo, que dicho evento fue mitificado para justificar a los mártires de su nueva religión.

Roma sería reconstruida, aparecería posteriormente el Coliseo y otros monumentos de la Era Imperial Romana hasta el 476, año que Roma caería ante los bárbaros, terminando el Imperio e iniciando la Edad de las Tinieblas o Edad Media.

Imagen. “El gran incendio de Roma”, Robert Hubert.

Gracias por compartirnos en tus redes:
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments