dom. Ago 7th, 2022

El majestuoso pan de muerto negro de Texcoco

El pan de muerto es un alimento tradicional en el día de muertos, que para el 2020 se pinta de color negro. Conócelo a través del equipo PORCO ROMA, expertos en gastronomía.

“México lindo y querido, si muero lejos de ti, que digan que estoy dormido y que me traigan aquí”, así es como esta bella canción define nuestro sentir y amor a la cultura y gastronomía mexicana.

Cada rincón de nuestro bello país reserva sorpresas culinarias inigualables, el día de muertos es una de las costumbres más representativas, una fecha repleta de misticismo, color y sabor, que lleva a producir variedad de panes que forman parte de nuestra cultura, generando satisfacción al paladar y especial glotonería.

¿Quién podría despreciar un delicioso pan? Existen clásicos, rústicos, esponjosos, cubiertos de azúcar, conejos de guayaba, encaladillas, rosquillas, e infinidad de panes que representan cada uno de los Estados de nuestro México.

En este artículo queremos compartirles una experiencia única relacionada con nuestros sabores clásicos del mes de noviembre, sabores que se anticipan a este mes a través de un pan de muerto negro texcocano, cubierto de azúcar y cenizas de totomoxtle, el cual nos demuestra la originalidad, combinación y esencia de nuestra gastronomía, siempre desarrollada por inigualable talento mexicano.

Texcoco, localidad ubicada en el Estado de México, es una de las ciudades más antiguas del país, con grandes artesanos, festividades y tradiciones, este sitio nos ofrece variados espacios como el gran mercado de San Toñito, la feria de San Isidro Labrador, la feria del caballo, la feria del pulque y muchas festividades más.

Caminar sobre sus calles nos genera una visita obligada a Xolo Café, un lugar discreto, cómodo y original como sus sabores. Ubicado entre un fresco jardín que nos recibe con una impactante y vistosa pintura contemporánea de un xoloitzcuintle negro con flores coloridas, nuestra alma aventurera nos hace ingresar al escondido lugar, observando varias mesas al aire libre y una sala en donde puedes sentarte relajadamente a beber un café y leer un libro, o bien tener una plática amena entre familiares y amigos.

Como lo mencionamos en cada artículo, somos un equipo muy entusiasta que valora mucho la energía de los lugares que visitamos, así como el talento y atención de quien nos recibe.

En esta ocasión nos da la bienvenida una joven de ojos brillantes y brazos tiznados que transmite su entusiasmo, su vestimenta nos afirma que es la panadera, la gran creadora de este extraordinario producto, ella ingresa a tan especial lugar y continua su labor dentro del espacio de barra y cocina.

El espacio de barra de café tiene gran variedad de botellas y productos a la vista, se nos acerca la mesera a entregarnos la carta, a los minutos nos toma la orden y por lo que percibimos se trata de un lugar atendido por una gran familia, se siente ese toque único, sin dudarlo solicitamos el famoso pan de muerto negro relleno de dulce de camote, acompañando de un freso pozol preparado con dedicación, perfección y velocidad por aquella joven Chef.

A los pocos minutos llega a nuestra mesa el suculento e impactante pan de muerto, a la vista un color negro profundo, perfecto, fuerte, ad hoc con la temporada, totalmente original, hechura correcta, esponjoso y decorado con flor de cempasúchil, el match perfecto.

Para hacerle compañía, el pozol se presenta en una jícara de guaje, nos disponemos a partir por la mitad el esponjoso pan, descubriendo en su interior el peculiar y delicado dulce de camote.

La reacción y la percepción del sabor del pan es extraordinaria, armónico, notas de flor de azahar, dulzor perfecto, el relleno de camote morado con sutil finura, con aires de canela y lácteos, verdaderamente maravillosa la explosión de sabores en boca que desciframos poco a poco.

Nos preguntamos el por qué del color negro, esta es precisamente parte de la gran experiencia, la joven Chef Texcocana Saraí Lucero Sánchez, egresada de la carrera de Gastronomía, es la creadora de esta exquisitez que nos evoca a un aire prehispánico y un impacto visual y de sabores en la decoración del pan, el azúcar de la cubierta es mezclada con cenizas de totomoxtle (hojas secas de maíz tatemadas al comal) siendo lo que genera espectacular color, ligero aroma y sabor ahumado inigualable; nativos de la región comentan que la ceniza de totomoxtle es digestiva.

Combinamos perfectamente el pan con el pozol, bebida prehispánica a base de maíz y cacao molido con agua, que en este caso estaba perfecto y tenía tropiezos de cacao tostado al beberlo.

Al haber comido nuestro pan y pozol solicitamos la cuenta que es totalmente accesible y para agradecer preguntamos si podemos hablar unos momentos con la ocupada Chef quien se acerca con gusto y sencillez, observando a una mujer clara, inteligente, con gran perspectiva y gusto por nuestro amado México, hoy en día la Chef Saraí ya es una figura importante en el medio gastronómico.

Esperamos que esta experiencia los inspire a conocer nuevos sabores, ideas y apoyar al talento mexicano.

Visiten Xolo Café en donde pueden disfrutar de estos manjares o bien comprar para llevar, el lugar se caracteriza también por ser pet friendly, así que tienen todo para pasar un rato ameno y degustar su originalidad y esencia.

Facebook: facebook.com/porco.roma

Instagram: @porcoroma

Imágenes: Equipo Porco Roma.

Vive otra gran experiencia de Porco Roma con sabor a mezcal:

Gracias por compartirnos en tus redes:
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments