dom. Nov 27th, 2022

Catalina II de Rusia “La Grande”

El 2 de mayo de 1729 nace en Stettin, Pomerania (actual Polonia), la princesa Sofía Federica Augusta von Anhalt-Zerbst, hija del general prusiano y gobernador de Stettin Cristian Augusto, príncipe de Anhalt- Zerbst, y descendiente lejana del rey Carlos IX de Suecia.

Fue Isabel de Rusia quien estaba a favor de casar a su hijo Pedro con la princesa Sofía, pero fue la madre de la princesa, Juana Isabel de Holstein-Gottorp, quien era inteligente y ambiciosa, logró casar a su hija con el zarevich.

Sofía tuvo que aprender ruso y se esforzó por ser aceptada por su nuevo pueblo, su padre era luterano y se oponía a la conversión de su hija a la Iglesia Ortodoxa, a pesar de eso fue bautizada el 28 de junio de 1744 como Catalina Alejandra, celebrando al día siguiente sus esponsales con el gran duque Pedro y su boda el 21 de agosto de 1745.

Pedro resultó ser impotente y no consumó el matrimonio durante 12 años, para entonces ambos tenían un gran distanciamiento y tenían sus amantes respectivos, Catalina era una mujer muy informada e inteligente, aparte de leer mantenía correspondencia con personas de la talla de Voltaire y Diderot.

Al morir Isabel el 5 de enero de 1762, el gran duque Pedro subió al trono como Pedro III de Rusia, era irresponsable, inmaduro y tenía serios desacuerdos con varias personas importantes dentro del gobierno y la iglesia, se metió en una guerra entre Holstein y Dinamarca por la provincia de Schleswig, su país natal, lo cual puso a la nobleza en su contra.

En 13 de julio de 1762 la Guardia Imperial Rusa, al mando de Grigori Orlov, amante de Catalina, se rebeló y aprovechando la ausencia de Pedro III para hacerlo abdicar y poner en su lugar a Catalina como emperatriz, Pedro aceptó el destierro y el 17 de julio de 1762 fue asesinado por Alekséi Orlov, hermano de Grigori, que con el tiempo se acusaría a Catalina de haber ordenado el asesinato de su marido.

Catalina II iba a realizar muchos cambios en Rusia, su europeización, dio a la nobleza ciertas libertades y derechos que no habían tenido antes, intentó hacer una reforma para liberar a los siervos de acuerdo con las ideas de Montesquieu, expandió a su país a costa de Polonia y Turquía, se le consideraba culta, inteligente, estratega y mantenía gran amistad con los grandes de su época, su gran amor fue el príncipe Grigori Potíonkin.

Sus ideas libertarias, en que expresaba su amor por el pueblo ruso, liberar a los siervos y modernizar al país se vieron opacadas por su insistencia en corporativizar el campo y la industria, prácticamente atando al campesino a su tierra y a su Señor.

Su colección de arte fue la base del museo de Emeritage, la ciencia, el arte y la cultura se expandieron en Rusia, al grado que había una minoría ilustrada y proeuropea y una mayoría campesina e iletrada que peleaban sobre cuál debía ser la identidad misma de Rusia.

Catalina era indiferente a la religión, pero usó el fervor del pueblo para luchar contra el Imperio Otomano y restringiría la libertad de los católicos en los territorios polacos, aun así, acogió a los Jesuitas tras su expulsión de casi toda Europa en 1773.

Su hijo Pablo, que decía ella que era hijo de su primer amante Sergéi Saltykov, era su heredero legítimo y reconocido como hijo del depuesto zar Pedro III, tendría con Grigori Orlov un hijo ilegítimo que sería nombrado por su hijo Pablo conde Bóbrinski.

Catalina tenía mayor esperanza en dejar en el trono a su nieto Alejandro, futuro Alejandro I.

El 17 de noviembre de 1796 muere por un ataque de apoplejía a los 67 años, gobernó durante 34 años, fue sucedida por su hijo como Pablo I, junto a Pedro I, solo ellos dos lograron ser llamados “Grandes” de los emperadores de Rusia.

Gracias por compartirnos en tus redes:
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments